LA MUERTE NO ES EL FINAL



Debido a la larga enfermedad y posterior fallecimiento, nos sentimos en la obligación de continuar con este blog. Eso sí, con más calidad.
Siempre hemos admirado los sublimes relatos y las más intrincadas ideas de que ha hecho gala, escritos con la misma paciencia y esmero que el orfebre pone al hacer la filigrana toledana. Y sus ocurrencias han sido muy tenidas en cuenta en las altas cumbres literarias. Pero a partir de ahora, vamos a ser un poco serios y a evitar tanta pedantería propia de su condición.
¡Basta de palabras vanas! ¡No más palabras sin sentido y puestas al "tun tun"! ¡No vamos a ceder, como hacía, a la palabra vacía, sino que haremos de cada una de ellas una cima del sentido, incluso del sentido común, si cabe!
Por eso, y sin más preámbulos, digo aquí una frase que no por vulgar es menos cierta: "El muerto al hoyo y el vivo al bollo"

¡¡¡Queda inaugurada esta nueva etapa!!!

Si alguno de ustedes quiere dejar algún comentario sobre el suceso, pueden hacerlo en la sección "comentarios", pero, por favor, que sea breve.
Si por el contrario, quieren aportar alguna idea o simplemente elogiar esta nueva línea editorial, tómense el espacio necesario, que serán bien recibidos.

En su honor, quede aquí este vídeo de canto gregoriano con un título pintiparado: Dies Irae. Además, está amenizado por un estupendo cuadro de El Bosco, ideal para la ocasión: El Juicio Final



¡Feliz día!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Suscríbete